16.8 C
Buenos Aires
martes, abril 13, 2021
InicioDestacados"La Robin Hood de los orgasmos" quedó en libertad

“La Robin Hood de los orgasmos” quedó en libertad

El pasado día 23 la detenida había sustraído una caja entera del conocido juguete sexual Satisfyer en un comercio del municipio alicantino de Callosa de Segura, España

Una mujer de 40 años ha quedado en libertad con cargos y a la espera de juicio después de ser detenida por un delito de hurto por llevarse una caja con unos 40 estimuladores de clítoris de la marca Satisfayer de una tienda en Callosa de Segura (18.800 habitantes, Alicante). Fuentes de la investigación han informado de que la sustracción de los juguetes sexuales ocurrió el pasado 23 de enero y de que posteriormente la Guardia Civil ha recuperado y devuelto a la compañía alicantina algo más de la mitad de estos aparatos.

El propietario del comercio denunció el hurto a la Guardia Civil el mismo día de los hechos. Aseguró que le faltaba un pedido completo de un estimulador erótico femenino que poco antes le había entregado una empresa de paquetería, por un valor cercano a los 2.000 euros. El empresario confirmó, con las imágenes de la cámara de seguridad del local, que, poco después de marcharse el repartidor, una mujer entraba al establecimiento y se llevaba la caja mientras los trabajadores desempeñaban otras tareas en el comercio.

//   Ecuador: El correísta Arauz reconoció su derrota en el ballotaje

Al día siguiente de la denuncia, el pasado 24 de enero, los agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil identificaron y detuvieron a la supuesta autora del hurto. Una vez detenida, la mujer, una vecina de Callosa de nacionalidad española, confesó a los agentes que una parte de la mercancía sustraída había sido entregada a un centro de masajes de esa misma población y que el resto lo había repartido entre vecinas de Callosa. La Guardia Civil ha recuperado parte de los artilugios.

//   Gollan admitió que "va más rápido el virus que la vacunación"

El Satisfyer es un juguete sexual con un mango de unos 16,5 centímetros y dotado de un cabezal de silicona que se ajusta para rodear el clítoris. Proporciona una sensación de vacío y emite pequeñas pulsaciones de aire que rozan el órgano sexual femenino. El producto ha logrado en poco tiempo un gran éxito de venta en tiendas y webs eróticas. // El País

Te puede interesar

Más noticias