InicioPersonajesAlfio "Coco" Basile internado de urgencia: tuvo un ACV y le detectaron...

Alfio “Coco” Basile internado de urgencia: tuvo un ACV y le detectaron síndrome de demencia vascular

El histórico DT de 80 años de edad se encuentra en un centro médico porteño. En 2017 ya había tenido un accidente cardiovascular

El exentrenador de la Selección argentina, Alfio “Coco” Basile, de 80 años, fue internado de urgencia en un centro de rehabilitación tras sufrir un ACV y ser diagnosticado con demencia vascular.

Una de las glorias deportivas de Racing ingresó en las últimas horas al centro médico porteño, donde siguen de cerca la evolución de su salud. Medios partidarios del conjunto de Avellaneda detallaron que “a pesar de la seriedad de su condición está en buen estado, recibiendo cuidados y atención de profesionales”.

No es la primera vez que el entrenador campeón con Racing de la Supercopa 1988 sufre un accidente cerebrovascular. En 2017 tuvo un ACV isquémico, por lo que debió ser internado en una clínica porteña para ser sometido a un chequeo y estuvo internado varios días en observación.

¿Qué es la demencia vascular?

“La demencia vascular es causada por diversas afecciones, como un accidente cerebrovascular, que interrumpen el flujo sanguíneo al cerebro. Esto origina problemas con la memoria, el pensamiento y la conducta”, describen desde la web alzheimers.gov, dependiente del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos.

//   El gobierno porteño canceló la licitación de grúas y acarreos por "onerosa"

Se trata del segundo diagnóstico de demencia más frecuente después de la enfermedad de Alzheimer y puede desarrollarse sola o junto con otra forma de demencia.

Signos y síntomas de la demencia vascular

Los síntomas de la demencia vascular pueden aparecer de repente y progresar lentamente. Algunos signos de la demencia vascular incluyen:

  • Dificultad para realizar tareas que antes eran fáciles, como pagar facturas.
  • Problemas para seguir instrucciones o aprender información o rutinas nuevas.
  • Olvido de eventos actuales o pasados.
  • Extraviar artículos.
  • Perderse en rutas familiares.
  • Problemas con el lenguaje, como no encontrar la palabra correcta o usar una palabra incorrecta.
  • Cambios en los patrones de sueño.
  • Dificultad para leer y escribir.
  • Perder interés en las cosas o las personas.
  • Mostrar cambios en la personalidad, la conducta y el estado de ánimo, como depresión, agitación y enojo.
  • Tener alucinaciones o delirios (creer que algo es real cuando no lo es).
  • Falta de juicio y pérdida de la capacidad para percibir peligros.

Te puede interesar

Más noticias