11.7 C
Buenos Aires
viernes, julio 19, 2024
InicioPolicialesAl peón rural Espinoza, un policía lo ejecutó con su arma reglamentaria

Al peón rural Espinoza, un policía lo ejecutó con su arma reglamentaria

El cadáver después fue arrojado en un barranco. Hay varios detenidos. Crece la indignación

La abogada de la familia de Luis Armando Espinoza, el trabajador rural asesinado presuntamente por policías en Tucumán, fue la encargada de adelantar un peritaje clave: se logró identificar de qué arma que portaban los efectivos imputados partió el disparo que mató a la víctima.

“Espinoza falleció en el lugar (donde se produjo el ataque) como consecuencia de una herida de arma de fuego que impactó sobre el omóplato izquierdo lesionando el pulmón y afectando una arteria vital como lo es la aorta, lo que produjo una hemorragia masiva”, señaló la letrada Cintia Campos. Y de acuerdo a los resultados de la autopsia, los policías “intentaron ocultar el cuerpo cuando Espinoza ya se encontraba sin vida”.

El cadáver, después, fue embolsado, posiblemente en la misma comisaría y llevado en un vehículo a un paraje alejado, ya en la vecina provincia de Catamarca, donde fue encontrado una semana más tarde.

Según Campos, a través de los peritajes se logró determinar que “el proyectil extraído del cuerpo de Espinoza corresponde al arma del oficial auxiliar José Alberto Morales”.

//   Caso Loan: la pericia que llevó a la detención de Caillava y Pérez

De acuerdo a los resultados de los peritos del Laboratorio de Criminalística del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF), la bala que impactó en la víctima salió de un arma reglamentaria Jericho 9 milímetros que pertenece a Morales y que fue secuestrada en el marco de la causa.

Este oficial se encuentra detenido junto a otros siete policías de la comisaría de Monteagudo y dos civiles, un vigilador comunal y el hermano de uno de los efectivos.

Espinoza (31) fue atacado el 15 de mayo último por la Policía durante un operativo realizado por un festival de caballos cuadreros en el paraje de Melcho, de la ciudad de Simoca, y su cadáver apareció una semana después en territorio catamarqueño, adonde fue arrojado por un barranco envuelto en plástico.

Te puede interesar

Más noticias