21.1 C
Buenos Aires
viernes, junio 14, 2024
InicioPolíticaDel periodista "Pirincho" a los "Super Mario Bros", todo con plata del...

Del periodista “Pirincho” a los “Super Mario Bros”, todo con plata del Estado

Cómo operaban las distintas bandas que, utilizando fondos de la AFI, se dedicaban a hacer seguimientos ilegales

En nuestra columna de ayer contábamos cómo un equipo de agentes de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) durante el gobierno del presidente Mauricio Macri enviaba pseudos informes sobre enemigos y opositores a periodistas a través de un nexo conocido como “Alias Pirincho”, quien hacía publicar esos datos, para así “blanquearlos” y que se abrieran causas federales contra los díscolos. Pero hoy vamos a ahondar sobre otro grupo, todos con importantes sueldos en negro financiados con dineros ordeñados de los impuestos, que se hacían llamar los “Super Mario Bros” quienes, por estas horas, estarían consumiendo distintos medicamentos para aplacar los nervios ante el temor de ser encarcelados por el juez federal lomense Federico Villena, el magistrado que con la ayuda de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) salió a hacer allanamientos, tras la confesión de un narcotraficante, y se encontró con teléfonos que guardaban toda la información de los Maxwell Smart criollos.

Sergio Rodríguez (40), alias “El Verdura”, se ganó la vida no honestamente vendiendo paco y cocaína en el Sur del Gran Buenos Aires hasta que, cuando lo descubrieron, supo que había formas más indignas y delictivas aún de subsistir: trabajar para la AFI del escribano Arribas. Lo hizo teniendo como nexo a un abogado, que fue agente directo de la inteligencia local, y que le ofreció protección a cambio de “trabajos”, tales como dejar un pan de trotyl a modo de amenaza en un edificio de la avenida Callao, en Recoleta, y conseguir data y apretadores de jugadores y dirigentes del fútbol, entre otras changas. Pero cuando se derrumbó el negocio, derrota en las elecciones de por medio, “El Verdura” se dio cuenta que jamás le perdonarían sus pares narcos y malandras ser “buchón de la Side”, por lo que prefirió entregarse y contarle todo a Villena.

De esta manera, el juez Villena fue encontrando pruebas que jamás se imaginó que podría conseguir. Por ejemplo, un ex policía de la Ciudad, Leandro Araque, habría trabajado para el grupo aportando información de políticos, empresarios, futbolistas y periodistas. Y lo habría hecho con tanto placer que, pese al paso del tiempo, no quiso borrar las fotos, los videos y los audios que tenía en su teléfono celular, lo que ahora terminó en manos del juzgado de Lomas de Zamora. Y también habrían aparecido cruces telefónicos con una señora muy paqueta que se llama Susana Martinengo que, durante la gestión del presidente Macri, estaba a cargo de la coordinación de Documentación Presidencial, o sea era la persona que respondía las cartas que los ciudadanos le enviaban a Mauricio; dicho de otra manera: Martinengo era Mauricio, al menos en forma epistolar.

//   Tensión en el Congreso: diputados opositores fueron reprimidos con gas pimienta

A estos grupos, además, hay que sumar a la organización con fines de lucro que comandaba el doctor que no lo era, Marcelo Dalessio, quien tenía conexión con viejos comisarios de la Bonaerense, todos ellos hoy presos en la causa que investiga el juez federal dolorense, Alejo Ramos Padilla.

Todos estos grupos vendían información contra los opositores del macrismo, pero también seguían a socios de Cambiemos o directamente fundadores de dicho partido, como Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli. Con fotos, videos y, en algunos casos informes de dudoso valor, hacían carpetas y las enviaban al viejo edificio de la Plaza de Mayo, para que gente del escribano Arribas y de la señora Silvia Majdalani, “La Turca”, hicieran uso y organizaran, de ser necesario, “operetas”. Pero atención, no todo era información pobre o trucha, tal como lo descubrió la propia ex presidenta Cristina Fernández cuando estuvo cara a cara con el juez Villena. La vicepresidenta se sorprendió cuando en uno de los papers incautados se informaba de una reunión, en 2017, de ella con Sergio Massa, algo que casi nadie sabía.

Los “Super Mario Bros”, tal como se hacía llamar este grupo, estaba integrado por una veintena de ex agentes policiales, abogados y malandrunes en general, muchos ellos ex subalternos de un tal Jorge “El Fino” Palacios, extinto primer jefe policial de Macri. Y de acuerdo a lo que informan hoy los muy respetables Raúl “Tuny” Kollmann y Sofía Caram y que este investigador ha leído, esta banda habría reportado al Director de Operaciones Especiales de la AFI macrista, Allan Ruiz. Actualmente, cabe destacar, todos han caído en desgracia a partir de la llegada a la central de Inteligencia de la ex fiscal Cristina Caamaño, una funcionaria que, cuando detectó las primeras irregularidades, las llevó a la justicia. Entre estas pruebas están los mails de seguimientos a políticos, dirigentes sociales y periodistas. Además Caamaño devolvió el dinero de más que manejaba, sin control alguno, la anterior gestión.

Antes de cerrar esta columna, es menester de este redactor adelantar que, más allá de este anticipo, tenemos muchos más detalles de cómo operaban estas bandas de la AFI. En los próximos días seguiremos.

Te puede interesar

Más noticias