16.9 C
Buenos Aires
martes, abril 13, 2021
InicioDestacadosEl avión que luchó en Malvinas y que está en un museo...

El avión que luchó en Malvinas y que está en un museo inglés

El IA-58 Pucará dejó de volar en 2019 porque los repuestos eran importados y muy caros y el país se va quedando sin aviones de ataque

En 1966, la Fuerza Aerea Argentina solicitó el desarrollo de un avión especialmente diseñado para la lucha contraguerrilla. El proyecto estuvo a cargo de la Fabrica Militar de Aviones (FMA). El nombre Pucará proviene de las antiguas fortificaciones de piedra erigidas en lo alto de las colinas por los pueblos originarios, en la práctica indestructibles por asaltos directos.

El primer prototipo voló el 20 de agosto de 1969 con dos turbohélices Garret estadounidenses. Las primeras entregas empezaron en 1976, pero debido a falta de presupuesto e instalaciones, el proyecto fue retrasado. Para los aviones de serie se eligió el motor francés Turbomeca Astazou XVIG, con hélices Hamilton standard; se lo dotó de asiento Martin-Beaker con capacidad de eyección cero-cero (velocidad y altitud cero).

En la primavera de 1976, se iniciaron las entregas al 2° Escuadrón de Exploración y Ataque de la III Brigada, con asiento en Reconquista. El avión fue concebido para poder volar con un solo motor y sufrir varios tipos de daños en combate. La parte inferior de la cabina está blindada contra impactos de fusil, desde una distancia de 150 metros; el parabrisas es prueba de balas y los mandos están duplicados. Sus requerimientos de mantenimiento son mínimos y puede operar desde pistas no preparadas.

Pasaron 50 años desde el momento en que la Fábrica Argentina de Aviones “Brigadier San Martín” comenzara con el prototipo que levantó vuelo por primera vez en 1975. El avión IA 58 Pucará es una leyenda mundial y hasta los ingleses, que lo padecieron en la Guerra de Malvinas, han hecho reconocimientos por la versatilidad y nobleza del avión.

“La aeronave fue creada con la tarea específica de ataque y de apoyo al Ejército y cumplió con creces su función”, consideró el comodoro Darío Quiroga, el titular de la III Brigada Aérea con asiento en Reconquista, departamento General Obligado.

Hace algunos años se comenzó con la remotorización de los Pucará pero finalmente se decidió dar de baja el avión porque son muchos los componentes que tiene y que deben ser importados. Ese fue el fin de una verdadera leyenda.

En 2019 finalmente este avión dejó de volar.

Durante el conflicto del Atlántico Sur, un total de 24 Pucará fueron trasladados al Teatro de Operaciones Malvinas y usaron como bases las pistas de Puerto Argentino, Puerto Darwin y Puerto Calderón. También formaron parte de la llamada Fuerza Aérea Sur, en Comodoro Rivadavia.

Al comienzo de las hostilidades, en Puerto Argentino una unidad fue totalmente destruida por una bomba lanzada desde un Sea Harrier, y dañó a una. El 15 de mayo, un ataque sorpresa del Servicio Aéreo Especial (SAS) en la Isla Pebble destruyó dos aviones, y averió a cuatro.

Salidas de observación y ataque se realizaron los días siguientes, dos fueron derribados, uno por misil Stinger y otro por un Sea Harrier. Otro avión más fue destruido por un bombardeo el 24 de mayo.

En la Batalla de Pradera del Ganso, y bajo condiciones climáticas extremas, los Pucará combatieron en diversas misiones, recibieron disparos de todo tipo, pero consiguieron derribar un helicóptero Scout británico con dos bajas.

//   Bullrich confundió Sinopharm con Sinovac: "Compraron una vacuna que inmuniza a medias"

Las operaciones se dieron hasta el último día de los combates y lograron ser valoradas por su enemigo por su gran capacidad de combate en esas condiciones. Un total de 14 aviones se perdieron en combate.

//   Bullrich confundió Sinopharm con Sinovac: "Compraron una vacuna que inmuniza a medias"

Un avión que está en Inglaterra

En Malvinas, la Fuerza Aérea Argentina perdió 75 aviones y 55 hombres. Tomba reconoce que la decisión política de retomar las Malvinas “fue un error”. Dice no compartir aquella decisión, que “no se debió a una sola razón”. Pero menciona la que para él es la más importante: las Fuerzas Armadas no estaban preparadas para una guerra de este tipo y por lo tanto se convirtió “en un absoluto despropósito”.

Cualquier turista que esté en Norwich, nordeste de Inglaterra, y visita el Museo de Aviación Norfolk & Suffolk podrá encontrar, entre un centenar de aviones uno de los héroes argentinos en la Guerra de Malvinas identificado perfectamente con la matrícula argentina A-528.

El Pucará A-528 había quedado deteriorado en 1982 en las islas y fue capturado por las fuerzas británicas y trasladado después de varios años a Inglaterra. Estaba en partes y era imposible ponerlo a visibilización en ese estado.

Fue muy duro para los británicos conseguir las partes que faltaban, de hecho no tenían idea sobre cuáles eran las partes internas y externas que faltaban por lo que era imposible armarlo. Así pasaron muchos años hasta que apareció la colaboración de un piloto y empresario argentino Lorenzo Huffman.

En realidad Huffman tuvo contacto con el museo de casualidad. “En un viaje a los Estados Unidos leí, en una revista de aviación, un pequeño aviso de ese museo inglés que solicitaba datos técnicos y precisiones históricas sobre un avión que tenía matrícula argentina y los nombres Toto y Juan escritos en la carlinga”, relató Huffmann, ejecutivo de Molinos Río de la Plata y piloto civil en sus horas libres e integrante, además, de la asociación privada Aeroamigos, que lleva gratuitamente ayuda solidaria a rincones lejanos de la Argentina.

El empresario argentino se comunicó con el museo por correo electrónico y comenzó a colaborar. Al mismo tiempo comenzó a buscar los nombres que estaban en el avión y dio con el Comodoro Miguel “Toto” Navarro, y el mecánico Juan Maratore, que era el principal colaborador en aquel momento del el piloto que tuvo que abandonar la nave en plena guerra.

“Mucha gente sostenía que no había por qué colaborar con un museo inglés. Pero, afortunadamente, casi todos entendieron, poco a poco, que siempre es mejor apoyar la preservación histórica”, explicó Huffmann mientras relataba la dificultad

Tras la recolección de repuestos, Huffmann los hizo llegar al museo por medio de la embajada argentina en Londres. Casi terminado -aún faltan detalles- el Pucará se exhibe hoy en medio de otros aviones que hicieron historia en distintos conflictos bélicos de este siglo.

Te puede interesar

Más noticias