InicioDeportesA 82 años del nacimiento de Muhammad Ali: el día que le...

A 82 años del nacimiento de Muhammad Ali: el día que le dijo no al ejército y agigantó su leyenda

The Greatest pudo haber ido a combatir en Vietnam, con tan solo 24 años. Sus convicciones lo llevaron a rechazar la convocatoria, por lo que incluso fue condenado a prisión

En las calles animadas de Houston, Texas, se gestó un episodio transcendental el 28 de abril de 1967, protagonizado por el icónico Muhammad Ali. Aquel día, Ali, conocido entonces como Cassius Marcellus Clay, se negó a unirse al reclutamiento para la guerra de Vietnam, desencadenando una serie de eventos que marcarían un capítulo significativo en su vida y en la historia del boxeo.

Todo comenzó en 1965, cuando Ali recibió su primera llamada para unirse al servicio militar en Vietnam. Sin embargo, su calificación inicial de 1-Y, que equivale a una “nota baja”, lo marcó como no apto debido a su supuesto bajo rendimiento en el Test de Índice de Inteligencia. Estos eran los tiempos en los que Ali aún respondía al nombre de Cassius, un hombre que ya había dejado su huella al ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma en 1960.

En el ámbito del boxeo, Cassius Marcellus Clay era un fenómeno que iba más allá de sus habilidades en el ring. Predecía asaltos, recitaba poesías frente al público y desafiaba constantemente las expectativas. A pesar de sus logros, enfrentó la crítica de los viejos periodistas de boxeo, quienes lo veían como nada más que un parlanchín. Sin embargo, el 25 de febrero de 1964, en un inesperado giro, Clay derrotó a Sonny Liston contra todas las probabilidades y se coronó campeón del mundo de pesos pesados.

Clay vs Liston

El triunfo, sin embargo, no estuvo exento de controversia. Liston no salió a pelear en el séptimo round, alegando una lesión en el hombro, aunque algunos dudaron de su veracidad. Clay había danzado por todo el ring y enfrentó incluso una inflamación en la vista debido a un misterioso ungüento aplicado en el guante de Liston, a quien había apodado “Oso Feo”.

El resultado de la pelea estaba dividido según los jueces: 2 puntos para Liston según uno, 2 para Clay según otro, y un empate según Barney Félix, el tercer árbitro. Con solo 22 años, Clay dio la gran sorpresa y desafió a los periodistas en el ring con un desafiante “¡Cómanse sus palabras!”.

Pocos días después, el campeón recién coronado sorprendió al mundo nuevamente al declarar su fe en Alá y renunciar a su “Nombre de Esclavo”. Este cambio espiritual fue impulsado por su asociación con Malcolm X y su ingreso a la Nación del Islam, liderada por Elijah Muhammad. Elijah, con su enfoque más combativo, ejerció una profunda influencia en Ali, quien ya había experimentado la discriminación racial en una sociedad donde las normas segregacionistas persistían.

Ali ganó la medalla de oro en los JJOO de 1960

El gesto más simbólico de su protesta fue el lanzamiento de su medalla olímpica al río, un acto de resistencia ante la discriminación que sufrió al ser prohibido el acceso a una cafetería debido al color de su piel.

A pesar de su creciente conciencia social y espiritual, Ali continuó su carrera en el boxeo, enfrentando controversias y desafíos. La revancha con Sonny Liston duró solo unos minutos y terminó en una gran controversia. Enfrentó a Ernie Terrell, quien lo provocó llamándolo Clay en las conferencias previas, y Ali lo castigó sin piedad durante 15 asaltos.

En 1967, dos años después de ser calificado como no apto para el servicio militar, Ali vio cambiar su estatus a 1-A, declarándolo apto para unirse a las Fuerzas Armadas. Sin embargo, su objeción de conciencia y su postura pública en contra de la guerra de Vietnam eran evidentes.

El 28 de abril de 1967, en un antiguo edificio de correos en Houston, Texas, Ali se enfrentó a un momento crucial. Se negó a responder cuando lo llamaron por su nombre original, rechazó dar un paso al frente y, posteriormente, fue advertido de las consecuencias de su actitud. Desertar podría conllevar cargos graves.

Ali rechazó unirse al Ejército de EEUU y fue condenado por la Justicia

En una segunda oportunidad de aceptar el reclutamiento, Ali reafirmó su negativa y firmó una declaración en consecuencia. Ese mismo día, la Comisión Atlética de Nueva York lo despojó de su título de campeón del mundo de pesos pesados y le retiró la licencia de boxeador profesional. La noticia fue una bomba que resonó en todo el país.

El 20 de junio de 1967, Ali fue condenado a cinco años de prisión y a una multa de 100 mil dólares. Inició así un periplo legal que se prolongó por tres años y medio. Durante este tiempo, el boxeo se privó de la presencia de un Ali en su mejor forma física, mientras él se enfrentaba a la prueba de sus convicciones. Aunque podría haber aceptado ofertas para realizar exhibiciones de bajo riesgo, Ali permaneció firme en sus principios.

Su viaje legal incluyó apelaciones en tribunales locales, en Nueva Orleans en junio de 1968 y finalmente llegó al Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Aunque estuvo detenido brevemente en Dade, Miami, en diciembre de 1968 por una antigua infracción de tráfico, Ali consideró ese tiempo como un “buen entrenamiento” para lo que podría enfrentar por no aceptar el servicio militar.

Durante su periodo de ausencia del ring, Ali recorrió el país dando conferencias, expresando su postura anti-guerra y despertando la conciencia de la sociedad. En septiembre de 1970, un juez federal de Texas calificó la sanción contra Ali como “arbitraria e irrazonable”, en un fallo que contó con el respaldo de evidencia como las escuchas del FBI.

Poco después, la Comisión de Nueva York le devolvió su licencia de boxeador, allanando el camino para su regreso al ring. El 26 de octubre de 1970, en Atlanta, Ali se enfrentó a Jerry Quarry, ganando el combate en el tercer asalto antes de que fuera detenido por cortes sufridos por Quarry.

Ali junto a Ringo Bonavena, en la previa de una histórica pelea

El 7 de diciembre de 1970, en el Madison Square Garden, Ali se enfrentó al argentino Oscar Natalio Bonavena, conocido como “Ringo”. El combate llegó al décimoquinto y último asalto, donde Ali emergió victorioso.

Sin embargo, su verdadero desafío lo esperaba en la figura de Joe Frazier, el campeón mundial invicto, con quien Alí conocería la derrota -por puntos- tras la “pelea del siglo”. Sin embargo, tendría revancha victoriosa dos años después.

Su carrera continuó con una serie de guerras boxísticas, entre las que destacó la pelea contra el aparentemente invencible y poseedor del título mundial George Foreman, donde venció por knock-out y recuperó el cetro.

Ali vs Foreman

Muhammad Ali, con orgullo y altivez, desafió al sistema y defendió sus convicciones. Su gesto, a lo largo de los años, ha contribuido aún más a que sea considerado, por siempre, El Más Grande. Su legado trasciende el boxeo, convirtiéndolo en un ícono de la valentía y los principios frente a la adversidad.

Te puede interesar

Más noticias