InicioEconomíaEl gobierno mandó el proyecto de ley para reinstalar el Impuesto a...

El gobierno mandó el proyecto de ley para reinstalar el Impuesto a las Ganancias

El Poder Ejecutivo estableció que el mínimo no imponible será de $1.250.000

El Poder Ejecutivo envió este martes por la noche al Congreso el proyecto definitivo que busca reemplazar al Impuesto a las Ganancias de cuarta categoría.

La iniciativa lleva el nombre de “Impuesto a los Ingresos Personales” y contemplará un mínimo no imponible de entre $1.250.000 sobre los salarios de los trabajadores en relación de dependencia. Esto significa que, de acuerdo a este nuevo esquema, aquellos trabajadores que perciban ingresos brutos mensuales superiores a este monto quedarán alcanzados por el tributo.

Noticias Argentinas accedió al proyecto de ley, que también establece que el monto mencionado se ajustará trimestralmente a través del Índice de Precios al Consumidor (IPC) suministrado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), con vigencia a partir de abril 2024.

A su vez, se establecieron nuevas escalas que contemplan alícuotas progresivas de entre el 5% y el 35%.

Por otra parte, se fijaron nuevos montos para las deducciones personales y las cargas de familia. Así, el importe de ganancias netas no imponibles asciende a $2.360.829 por año, mientras que la deducción por cónyuge o equivalente asciende a $2.200.918 y por hijo $1.109.931.

//   Propietarios podrán pagar un 10% menos de Ganancias si alquilan una vivienda

César Litvin, especialista en tributación, compartió con Noticias Argentinas su análisis sobre el proyecto que será tratado en el Congreso en las próximas horas.

El especialista destacó que la principal virtud de la iniciativa radica en la progresividad que se le da al tributo mediante las nuevas escalas. En este sentido, indicó que “se deja de lado la técnica del gobierno anterior, que tomaba el piso en lugar del mínimo no imponible y le aplicaba la alícuota más alta”.

En cambio, señaló que, con este cambio de normativa, “cuando el asalariado alcanza el mínimo no imponible, se aplican las escalas más bajas, otorgándole la progresividad propia del impuesto”.

Otro de los beneficios que remarcó Litvin es que el proyecto contempla distintos dictámenes respecto del tratamiento de horas extra, bonos por productividad y fallos de caja, “que hacen que haya mayores deducciones y por ende se pague menos impuesto”.

Sin embargo, enfatizó que la iniciativa no equipara la situación de los autónomos, “que siempre quedan relegados” en las actualizaciones tributarias.

Te puede interesar

Más noticias