10.1 C
Buenos Aires
martes, julio 16, 2024
InicioSociedadCircuitos de turismo en Catamarca: cinco imperdibles de La Ruta del Adobe

Circuitos de turismo en Catamarca: cinco imperdibles de La Ruta del Adobe

Es un recorrido que va desde Tinogasta hasta Fiambalá y tiene vistas monumentales

Catamarca de una de las provincias más lindas que tiene la Argentina y a nivel turístico cuenta con muchos circuitos e itinerarios para visitar en el feriado XL que se viene en junio, uno de los más importantes e interesantes es la llamada Ruta del Adobe, que tiene 50 kilómetros de extensión por la Ruta Nacional 60 entre las localidades de Tinogasta y Fiambalá.

En este recorrido se pueden apreciar iglesias, capillas, fortines construidos de adobe de más de 300 años de antigüedad y ruinas incas. Los turistas suelen arrancar esta ruta en Tinogasta, localidad ubicada a 276 kilómetros de la capital, San Fernando del Valle de Catamarca, pero el orden de partida puede ser aleatorio.

Hotel Casagrande – Tinogasta

Es una casona tradicional construida en adobe en 1897 que hasta hoy se mantiene en pie y en la que en su momento se alojó el Comando del Batallón “Cazadores de Los Andes” cuando la Argentina tenía diferencias limítrofes con Chile. En 1904 fue adquirida por la familia Orella y actualmente funciona como un hotel colonial y restaurante de comida casera. En su interior hay una biblioteca y se encuentra el Museo Arqueológico Tulio Robaudi.

Mayorazgo y Capilla – Anillaco

Anillaco es una pequeña localidad de Catamarca de 232 habitantes (no confundir con La Rioja) en la que se encuentra el Mayorazgo, una construcción que funcionó como una antigua institución del derecho castellano que permitía que los bienes familiares pasaran al hijo mayor como herencia, algo que fue luego abolido por la Asamblea General Constituyente del año 1813. De esta edificación quedan visibles los muros y los arcos, pero la Capilla está en mejor estado: fue construida en 1712, es la más antigua de Catamarca y cuenta con un altar construido en barro, mientas que el techo es de algarrobo con cañas y barro.

Ruinas Incas – Watungasta

Una de las paradas interesantes de esta ruta son las Ruinas Incas de Watungasta, que están apenas a 32 kilómetros de Tinogasta. Un dato a tener en cuenta es que este sitio arqueológico nunca ha sido puesto en valor y que los restos de las construcciones se confunden con el paisaje y han sido modificados por la erosión del viento, las crecidas del río e incluso la intervención de la mano del hombre. Este sitio de origen incaico originalmente contó con 25 hectáreas y fue construido entre 1471 y 1536, luego fue reutilizado y remodelado por los colonizadores españoles. Todavía se puede apreciar lo que son las ruinas de dos antiguas plazas inkas similares a las de Cusco, una plataforma ceremonial y una kallanka (galpón o bodegas).

//   Di María: "Estaba escrito, soñé que ganaba la final y me retiraba de esta manera"

Capilla Virgen del Rosario – Andacollo

No se sabe exactamente en qué fecha fue construido este templo, aunque se calcula que fue en la primera mitad del Siglo XIX. En su momento estuvo abandonada, porque el poblado que estaba más cerca desapareció y no se utilizó más, pero fue restaurada en 2001 y actualmente se puede visitar. Es un edificio de estilo neoclásico y cuenta con dos torres que cierran el atrio. Por dentro tiene un retablo moldeado en adobe y la tradicional iconografía católica apostólica romana, acompañada por cintas de colores.

Comandancia de Armas – Fiambalá

Fiambalá es uno de los pueblos más lindos que tiene esta ruta y, pegada junto a la tradicional Iglesia San Pedro, se encuentra la antigua Comandancia de Armas que fue construida en 1745 por Diego Carrizo de Frites con el objetivo de utilizarla para actividades militares. En forma contigua a esta construcción se encuentran unas habitaciones que funcionaban para alojar a familias devotas de San Pedro, que llegaban a este destino para participar de los festejos que se le realizaban al mencionado santo.

Te puede interesar

Más noticias