InicioTendenciasVIDEO: La falta de consultas cardiológicas puede provocar 9.000 muertes

VIDEO: La falta de consultas cardiológicas puede provocar 9.000 muertes

El destacado especialista Diego Grinfeld analiza las últimas estadísticas.La otra pandemia que provoca más muertes que el coronavirus

[fwduvp preset_id=”of169″ playlist_id=”20200622 – 01″]


La pandemia del coronavirus generó miedo en la sociedad. Pero ese temor, que lamentablemente a veces paraliza, combinado con la falta de información precisa, ha provocado otros problemas muy graves en la salud de la población, especialmente en patologías cardiovasculares. Y si la tendencia no se revierte, para octubre se van a registrar 9.000 muertes evitables de pacientes cardíacos, lo que podría incluso superar en nuestro país los fallecimientos por Covid-19.

Diego Grinfeld es un destacado profesional de la salud que preside el Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI), director del Instituto Idytac de La Plata, coordinador del Servicio de Hemodinamia del Hospital Español de La Plata y miembro staff del Hospital de Alta Complejidad “El Cruce” de Florencio Varela. En una charla imperdible (cuyo video se puede ver en esta página) analiza la situación, presenta los cálculos más sensibles y aporta una serie de consejos que serán clave para reducir las proyecciones estadísticas.

El destacado cardiólogo, al explicar el complejo cuadro médico fue muy claro: “cuando el paciente con un infarto llega en tiempo y forma (a un centro especializado) y recibe una angioplastia como tratamiento, tiene una mortalidad aproximada de 5 ó 6 por ciento”, pero “lo que vimos en el mes de mayo es que esa mortalidad está en el 9,5“, lo que significa que se ha duplicado “porque los tiempos de las consultas son más prolongados, lo que puede producir un infarto más complejo”.

“La gente no está consultando cuando tiene síntomas que son compatibles con infartos o acv”, dijo Grinfeld. Y agregó: “hay un relevamiento que hicimos en el Colegio (CACI) que nos informa que en el país en el mes de abril se dio una caída del 60 por ciento del tratamiento del infarto agudo de miocardio, eso quiere decir que 6 de cada 10 pacientes está cursando su infarto en la casa”. Y si bien en el mes de mayo hubo una mejora en los indicadores, igualmente “estamos cerca del 50 por ciento, pero con más tiempo hasta la consulta“. La preocupación médica es que el paciente “espera mucho más tiempo del que tiene que esperar, lo que se traduce en un aumento de la mortalidad por infartos que son tratables“.

Pero hay otros datos duros que también son alarmantes. Según Grinfeld “las consultas cardiológicas no urgentes cayeron casi un 80 por ciento” y aunque “la atención programada en mayo mejoró un poco, estamos en un 60 ó 70 por ciento menos” de lo habitual. Y a modo de ejemplo, destacó: en un caso de “hipertensión, un paciente mal controlado y mal medicado, corre el riesgo de aumentar esa presión arterial que lo puede llevar a sufrir eventos graves“.

De acuerdo a lo que explicó el presidente del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas “todos los hospitales y clínicas y sanatorios tiene protocolos muy estrictos para evitar el contagio entre pacientes, y usando tapabocas y distancia, se tiene la misma posibilidad de contagio que cuando sale a la calle”. Con esta explicación, destacó el especialista, no tiene sentido la falta de consulta médica en un centro de salud.

Grinfeld sostuvo que “se ve en todo el mundo un aumento muy marcado de muertes súbitas o cardiovasculares en la casa. Si no aumenta o se modifica este porcentaje de pacientes que consultan de problemas cardíacos, va a haber hasta 9 mil muertes de pacientes cardíacos evitables en octubre”.

Según datos de la iniciativa “Stent-Save a Life”, un relevamiento mundial del que participa la Argentina, tan sólo entre el 20 y el 31 de marzo cayó dramáticamente la realización de los principales estudios cardiovasculares, diagnósticos y terapéuticos en nuestro país respecto de los primeros 19 días de ese mismo mes: se efectuaron un 75% menos de angioplastias coronarias (ATC), un 80% menos de coronariografías (CCG, comúnmente llamadas “cateterismos”) y un 68% menos de angioplastias en pacientes con infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST (IAMST), que son urgencias médicas en las que el infarto produce una isquemia prolongada con afectación importante en el músculo cardíaco y con alto riesgo de muerte.

Te puede interesar

Más noticias