InicioDestacadosEl Salvador declaró al bitcoin como moneda legal y desata una brutal...

El Salvador declaró al bitcoin como moneda legal y desata una brutal tensión mundial

El Salvador acaba de hacer historia, se ha convertido en el primer país del mundo en declarar al Bitcoin como moneda de curso legal

Su muy popular presidente, Nayib Bukele, y su super mayoría parlamentaria recientemente electa aprobó en tiempo record un proyecto de ley donde permite el uso de las criptomoneadas como monedad de curso legal. El resto de las potencias mundiales como China, Estados Unidos, Japón y la Eurozona le han declarado la guerra abiertamente a las criptomonedas pero millones de usuarios siguen apostando por este tipo de comercio.

El uso de las criptomonedas está cada vez más restringido pero cada vez hay más personas jugandose sus fortunas a este sistema comercial pese a la advertencia de gobiernos y algunos empresarios.

Algunos de los empresarios que decidieron apostar por las criptomonedas suelen ser personajes muy polémicos, y pueden hacer subir o depreciar su valor en cuestión de minutos. Uno de esos casos es el de Elon Musk que decidió apostar fuertemente por el bitcoin y esta moneda creció enormemente en cuestión de horas.

Si El Salvador se convertirá o no en el centro comercial mundial de las criptomonedas y si eso la volverá un foco mundial económico es algo muy complejo de responder ya que no se trata simplemente de poner una moneda o dos en curso legal, es abrirse legalmente a un mercado que maneja billones de dólares en transacciones pero también un mundo lleno de conflictos de poder e intereses.

Desde 1945 a 1973 el acuerdo de Bretton Woods sostenía el valor del billete de dólar atado a una reserva de oro, pero en la actualidad eso ya no ocurre de esa manera y el valor de la moneda es simplemente una disposición política, es decir el dinero que hoy tenemos en nuestras manos no tiene respaldo alguno más que un acuerdo internacional del mismo.

Ningún banco, ningún gobierno, ninguna reserva federal puede asegurar que un papel moneda impreso con la cara de Evita o un Jaguar o un pájaro o lo que fuera siga teniendo el mismo valor mañana. Nadie, solo la confianza en la economía.

Esta falta de confianza es la que por ejemplo hace que el bolivar venezolano valga menos que el papel higiénico (literal).

Todos los objetos o acciones del ser humano tienen un valor y este valor se puede convertir en pesos, dólares, euros, yuanes o bitcoins.

Son los diferentes estados los que deciden cuál es la moneda de curso legal en cada uno de los territorios que gobiernan. Estamos hablando literalmente de un oligopolio. Son los estados los que deciden la moneda de uso legal, los que imprimen el dinero y los que dicen cuánto vale tu billete.

La confianza es la que le da valor a determinados papeles impresos. Por eso el dólar tiene tanto peso internacional y es por la confianza en la economía estadounidense. Pero no necesitamos irnos de américa del sur para ver situaciones parecidas. Por ejemplo Perú. Pese a la enorme inestabilidad política el Sol Peruano ha mantenido una estabilidad sin precedentes en américa latina.

La desconfianza en la economía argentina hace que la moneda valga tan poco y existen dos cambios paralelos uno oficial (con restricciones) y uno en el mercado negro.

Pero no todo el mundo confía en las reservas federales o bancos centrales y es allí donde nace el bitocin. Esta moneda digital surge de esa desconfianza. El bitcoin viene protegido con un sistema de protección llamado blockchain que evita que sea burlado o pirateado.

//   Milei vuelve a EEUU y el 1 de junio asistirá a la asunción de Bukele en El Salvador

A diferencia del dólar, euro o peso, hay una cantidad limitada de bitcoins. Por decisión de los propios creadores de los bitcoins, no podrán existir más.

Volviendo a los oligopolios, estos suelen actuar coordinadamente para eliminar a su competidor y en este sentido el bitcoin es un enemigo de los bancos centrales y gobiernos.

El problema con el que se enfrentan los gobiernos es que si crece la confianza en las criptomonedas se deprime la confianza de las monedas en curso legal y esto debilita a los estados.

Todas las transacciones de bitcoins son públicas pero protegidas por los apodos de sus usuarios y todas son privadas por lo que nadie puede acceder a la información de las transacciones, ni siquiera los gobiernos más poderosos del mundo.

Actualmente hay 18 millones de bitcoins en curso y el máximo disponible será de 21 millones. Cuando se terminen los “mineros” ya no podrán extraer más y se terminará la disponibilidad de esta moneda.

Los mineros son los que se encargan de que las transacciones se realicen de manera limpia e incorruptible pero nadie puede responder aún qué pasará cuando ya no haya bitcoins y los mineros, que cobran por su trabajo en bitcoins, ya no tengan nada que extraer.

Volviendo a El Salvador, su Presidente Nayib Bukele, asegura que si solo el 1% de los que tienen bitcoins invirtieran en su país, su PBI aumentaría un 25%. Incluso el país ya está pensando en dar incentivos para instalaciones energéticas y de energía limpia para que los mineros puedan recibir su recompensa por las transacciones procesadas.

Para un mercado en enorme expansión como el bitcoin y las demás criptomonedas, un país donde todas las transacciones puedan ser completamente legales es un gran incentivo.

El Salvador, Ecuador y Panamá son los únicos países latinoamericanos que no tienen moneda propia. Los tres países utilizan el dólar como moneda de curso legal. De esta manera los tres países no pueden decidir cuánto dinero emitir ni tampoco cuánto vale su dinero porque eso lo decide la Reserva Federal de los Estados Unidos.

Ahora que El Salvador tiene al bitcoin como segunda moneda legal, el país tiene dos monedas que no controla en absoluto pero le brinda un marco legal para las transacciones entre las dos monedas.

Con esta situación El Salvador se posiciona para convertirse en una de las sedes mundiales de transacciones con criptomonedas, pero todavía es muy pronto para saber el grado de inversión que puedan tener los dueños de las criptomonedas en ese país y cuán atractivo puedan ser este país.

Si bien el origen del bitcoin es realmente noble se sabe que también puede ser usado para lavado de dinero o el tráfico ilegal. En este sentido El Salvador podría convertirse también en un centro de lavado mundial ya que los que tengan bitcoins podrán allí comprar dólares de curso legal o realizar inversiones mediante las cuales obtengan esos dólares y lavar así el dinero.

Lo cierto es que ahora resta saber cuál será la reacción de las potencias mundiales ante esto y si comienza una puja de poder entre los estados nacionales y El Salvador o si todos esperan la reacción de los propietarios de criptomonedas.

Te puede interesar

Más noticias